,


Café recién molido, la mejor forma de empezar el día

Nada puede sustituir al aroma del café recién molido. Para hacer un buen café, hay que partir de granos de café tostados de alta calidad, agua mineral y una cafetera. El agua caliente debe pasar por el filtro, pero antes hay que triturar los granos de café con un molinillo de café, para que se evaporen lo mínimo posible los aromas del café, se debe consumir antes de dos semanas después de haberse molido el café. Si el filtro es de papel, puede dejar un gusto característico en el café.

Se puede añadir leche al café, así como azúcar, estevia o sacarina para endulzarlo, ya que cuanto más café haya y menos agua, más amargo será el gusto.

No hay que excederse en el consumo de café, ya que es un estimulante del sistema nervioso central y puede producir insomnio, cualidad que usan en beneficio intelectual estudiantes y trabajadores que necesiten de mucha actividad intelectual como escritores, periodistas, matemáticos, ingenieros, etc.

Utilizar un molinillo de café intensifica el aroma el café

Por norma general, se recomienda no exceder las 6 tazas de café al día. Estos valores pueden variar dependiendo de la elaboración del café, por ejemplo, si se elabora un café con leche, contendrá menos cafeína, ya que se diluirá con la leche, haciendo que se puedan tomar
más tazas.

Los molinillos eléctricos acostumbran a moler el grano en su grado más fino, además de triturar el material y haciendo que los aromas se mezclen, intensificando el aroma a café. Se pueden moler otros granos, como los de trigo y arroz, pero los molinillos eléctricos están pensados para triturar granos de café. Ten presente que los molinillos de más de 60W de potencia acostumbran a ser muy potentes y trituran casi cualquier tipo de grano.

Los molinillos manuales utilizan una trituradora que generalmente es accionada por una manivela de metal, que hace que los granos de café pasen por un engranaje que los tritura. Son más difíciles de limpiar que los eléctricos, pero tienen un encanto que muchos gourmets de la restauración saben apreciar.

Si el depósito es de cristal, se evita que el café molido adquiera otros olores como el de plástico u óxido. Un plus del molino de café es que la tapa sea trasparente, así podrás ver la calidad del molido. Cuanto más fino sea el molido, más impurezas o partículas habrá en el café y un gusto más amargo adquirirá. No tiene porque ser malo, de hecho los amantes del café valoran más este tipo de elaboración que no moliendo el grano poco fino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *